Saltear al contenido principal

AEASAN publica un informe sobre la limpieza y desinfección con agua caliente en salas de despiece y mataderos

La AESAN acaba de publicar un informe sobre la equivalencia entre la desinfección de herramientas en mataderos y salas de despiece con agua caliente, a una temperatura no inferior a 82 °C, y varios sistemas de desinfección alternativos. El Comité Científico ha valorado varios estudios realizados para establecer si la desinfección de herramientas en mataderos y sala con cuatro sistemas alternativos puede considerarse equivalente a aquella realizada con agua a temperatura no inferior a 82 ºC. En resumen, la AESAN piden investigar más par autorizar altrnativas al agua caliente.

 

El Reglamento (CE) N° 853/2004 por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal, establece que los mataderos y salas de despiece, tanto de ungulados como de aves de corral o lagomorfos, dispondrán de instalaciones para desinfectar las herramientas con agua caliente, a una temperatura no inferior a 82 ºC, o de un sistema alternativo de efectos equivalentes.

 

Según el informe, las diferentes herramientas y utensilios utilizados en el matadero y salas de despiece pueden permitir la contaminación cruzada en caso de ser utilizados unos procedimientos inadecuados de limpieza y desinfección. El Reglamento (CE) N° 853/2004 por el que se establecen normas específicas de higiene de los alimentos de origen animal, establece que los mataderos y salas de despiece, tanto de ungulados como de aves de corral o lagomorfos, dispondrán de instalaciones para desinfectar las herramientas con agua caliente, a una temperatura no inferior a 82 ºC, o de un sistema alternativo de efectos equivalentes.

El Comité Científico ha valorado varios estudios realizados para establecer si la desinfección con cuatro sistemas alternativos puede considerarse equivalente a aquella realizada con agua a temperatura no inferior a 82 ºC. Tras la revisión de los estudios, el Comité concluye que los mismos suponen un esfuerzo apreciable para demostrar la equivalencia. En ellos se observa que los compuestos utilizados dan lugar a reducciones de los microorganismos estudiados que, en las condiciones realizadas, parecen similares a las obtenidas con el método oficial.