Saltear al contenido principal
Anafric Pide Una Reunión Urgente Con El Ayuntamiento De Barcelona Por Llevar Adelante La Reducción Del Consumo De Carne Roja En Las Escuela Municipales

Anafric pide una reunión urgente con el Ayuntamiento de Barcelona por llevar adelante la reducción del consumo de carne roja en las escuela municipales

Anafric  otras 12 entidades del sector cárnico catalán han pedido una reunión de urgencia al Ayuntamiento de Barcelona después de haber aprobado la declaración de Emergencia Climática en la ciudad y de constatar que una de las 103 medidas que el consistorio municipal quiere llevar adelante es la de la reducción del consumo de carne roja en los comedores de las escuelas municipales.

Las entidades solicitantes de la reunión, a parte de Anafric, son Assocat, Asoprovac, Asfac, el Gremi de Carnissers, Xarcuters i Aviram de Barcelona i Comarques, la Federació Agrícola Catalana (FAC), la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (FECIC), la Federació de Gremis de Detallistes de Productes Alimenticis i l’Associació de Concessionaris de Mercats de Catalunya (FEGRAM),  el Gremi de Carnissers, Cansaladers i Xarcuters de Barcelona i Comarques (GremiCarn), JARC, PORCAT y Unió de Pagesos.

Las 13 entidades respresentantes del sector de la producción agrícola y ganadera así como el de la industria alimentaria, han firmado una carta en la que manifiestan que  “somos conscientes del reto que representa luchar contra una amenaza – el cambio climático- contra la que nadie puede negar la existencia”. La misiva está dirigida a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en la que se pone sobre la mesa que el sector “quiere ser parte de la solución y no del problema” en las emisiones de gases invernadero.

Las asociaciones argumentan que “la actividad económica del medio rural y el mantenimiento del paisaje son funciones, entre otras, que solo la actividad agrícola y ganadera puede satisfacer”, y por ello ante la evidencia de que el consistorio municipal quiere “reducir la cantidad de carne roja servida en los comedores de las escuelas públicas” se plantea una reunión de urgencia en la que dejar claro que la reducción del consumo de carne roja también supone dejar de lado que las personas y en especial los niños adquieran “los nutrientes fundamentales para satisfacer las necesidades de alimentación”.