Saltear al contenido principal

Anafric recuerda que la carne es esencial en una dieta equilibrada

La asociación Carne y Salud lanzó una serie de mensajes en defensa de la carne con motivo del Día de la Salut, el pasado 7 de abril. Desde Anafric nos hacemos eco de este mensaje recordando que la carne es esencial en una dieta equilibrada. 

 

Propiedades de la carne:

  1. La carne es una fuente importante de proteínas de alto valor biológico, y de otros nutrientes como vitamina B12, hierro, potasio, fosforo y zinc.
  2. De este modo, incluirla en la dieta en la medida adecuada, 2-4 raciones semanales, se previenen deficiencias nutricionales o problemas en la salud que pudiesen estar relacionados con una dieta restrictiva.
  3. Entre sus propiedades hay que recordar que la vitamina B12 se encuentra exclusivamente en alimentos de origen animal como la carne, pescados o huevos. Es importante porque en alimentos que son como mínimo fuente de esta vitamina, contribuye al funcionamiento normal del sistema nervioso y del sistema inmunitario y a la formación normal de glóbulos rojos.
  4. La carne roja es rica en hierro hemo, más absorbible que el hierro no hemo procedente de alimentos de origen vegetal. Este mineral contribuye a la formación normal de glóbulos rojos y de hemoglobina, al funcionamiento normal del sistema inmune, a la función cognitiva normal, y ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga.
  5. El fósforo es esencial para el metabolismo óseo. Por otro lado, el potasio es un mineral importante para contribuir al funcionamiento normal de los músculos y al mantenimiento de la tensión arterial normal. Por último, el zinc es importante porque contribuye a la función cognitiva normal, al mantenimiento de la visión en condiciones normales y al funcionamiento normal del sistema inmunitario.
  6. Cabe destacar por tanto, que su consumo es necesario en todas las etapas de la vida y para los diferentes grupos de población. Debe hacerse en el marco de una alimentación saludable, eligiendo productos de excelente calidad, procedimientos culinarios sin contacto directo con el fuego y, siempre, con el acompañamiento de una guarnición de hortalizas frescas.