skip to Main Content

Griselda Miralles, CD4IOT: “Las herramientas de control de la cadena de frío han llegado para quedarse y permitir a los productores demostrar de manera fehaciente su esfuerzo a la hora de poner su producto en la mesa del consumidor”

Anafric ha llegado a un acuerdo de colaboración con la empresa CD4IOT para que a través de su plataforma, sencilla y económica, podamos resolver los problemas que aparecen cuando no existe un control total de la temperatura en las instalaciones o transporte.

Entrevistamos a Griselda Miralles, responsable de producto, que nos amplía la información sobre el sistema de control de temperatura y cómo nos puede ayudar a cumplir con las normativas europeas y, sobre todo, con las necesidades de un consumidor cada vez más exigente.

 

 

 

¿Por qué una granja o cebadero tiene que tener un control de temperatura?

Griselda Miralles

Hay varias razones, la primera y más importante es la monitorización de la temperatura de las vacunas, para garantizar el mantenimiento de su principio activo y por lo tanto de su efectividad. Dentro de las necesidades de seguridad, la monitorización de la temperatura ambiente es vital para el bienestar animal.

En cuanto a los productos, tanto frescos, como procesados, el seguimiento de la cadena de frio durante todo su proceso productivo (granjas, cámaras, salas de trabajo, camiones, furgonetas, punto de venta, etc…), ayuda a certificar los parámetros que nos confirman un óptimo mantenimiento de sus características organolépticas.

 

El sistema genera de forma automática, informes periódicos que van a dejar reflejado el buen hacer en el control y seguimiento de la cadena de frio, eliminando el trabajo de recogida de datos manuales.

 

¿Cómo puede ayudar vuestra tecnología al propietario de una granja o cebadero a cumplir con el control de temperatura?

Dado que los datos recibidos se recogen de forma remota y se pueden visualizar en cualquier dispositivo, nuestro sistema permite disponer de la información a tiempo real. Además se pueden programar alarmas que avisan cuando los parámetros registrados salen fuera de los márgenes establecidos.

También existe un seguimiento de los eventos producidos para aplicar las pertinentes acciones correctoras.

Por otro lado, el sistema genera de forma automática, informes periódicos que van a dejar reflejado el buen hacer en el control y seguimiento de la cadena de frio, eliminando el trabajo de recogida de datos manuales.

Finalmente, hay que destacar que nuestro sistema puede conectarse con el software del usuario de manera online a través de APIs que son aplicaciones que facilitan la interconectividad.

 

 

 

           

 

¿En qué os diferenciáis respecto de vuestra competencia?

Lo primero y más importante es que ponemos el IoT al alcance de cualquier bolsillo. No se requiere de grandes inversiones ni infraestructuras para poder disponer de los datos a tiempo real de forma remota.

Lo segundo es que podemos aportar tanto la recogida de datos, como opcionalmente, tecnología basada en Inteligencia Artificial (IA) para el uso de modelos predictivos.

Además disponemos de un sistema de seguridad, tanto en el almacenamiento, como en el procesamiento de los datos que garantiza su calidad.

 

Su uso es muy intuitivo y sencillo y no requiere de ningún conocimiento previo por parte del usuario más que el hecho de disponer de internet para acceder a la plataforma donde visualizar los datos.

 

¿Vuestra tecnología… es accesible a todo tipo de propietarios?

Por supuesto. Nuestro desarrollo esta pensado para que el usuario no tenga que formarse específicamente para trabajar con nuestro sistema.

Su uso es muy intuitivo y sencillo y no requiere de ningún conocimiento previo por parte del usuario más que el hecho de disponer de internet para acceder a la plataforma donde visualizar los datos. Esto se puede hacer desde un PC, una Tablet o un móvil.

La instalación de los dispositivos no requiere infraestructura en el usuario. No hacemos uso de la wifi local ya que todo el sistema se conecta automáticamente a través de telefonía inalámbrica.

 

Evidentemente el control de la temperatura es imprescindible para cumplir con la sanidad en los alimentos. Cómo puede un consumidor final saber que el producto cárnico ha pasado por el control de temperatura y que existe una trazabilidad del producto?

Opcionalmente el productor cárnico puede poder al alcance del consumidor los datos a través de un código QR que permite conocer la trazabilidad del producto.

 

Informe de temperatura durante el transporte del producto.

 

Últimamente, y sobre todo en épocas de verano, aparecen noticias sobre contaminación de alimentos. Qué consejos tenemos que dar al consumidor final (que también puede leer esta entrevista) a tener en cuenta cuando compra un producto fresco?

Es importante que el consumidor final aprenda y empiece a utilizar las herramientas tecnológicas a su alcance. Éstas le permiten, con mucha facilidad, visualizar el cumplimiento de los requerimientos de calidad del producto, incluso desde su móvil.

Estas herramientas han llegado para quedarse y permitir a los productores demostrar de manera fehaciente su esfuerzo a la hora de poner su producto en la mesa del consumidor.

 

Vuestra tecnología, ¿en qué otros sectores es aplicable?

Aparte de la alimentación donde tiene muy buena acogida, se aplica en el sector farmacéutico, para la monitorización de la cadena de frio y su mantenimiento preventivo. El sector químico y sector logístico utilizan nuestros sistemas no solo para la monitorización de la temperatura, sino también para otros parámetros, como la humedad, el control de golpes y el posicionamiento GPS según sus necesidades.