Saltear al contenido principal

Carta de Interporc a El País

Interporc dirige una carta a Pepa Bueno, direcitora del diario El País, firmada por Manuel García, presidente de la Interprofesional en relación a una serie de reportajes sobre el sector. Desde ANAFRIC nos hacemos eco de la carta.

«Me dirijo a usted en nombre de los cientos de miles de hombres y mujeres que en este país se dedican a una actividad tan sacrificada y, a la vez, apasionante, como es la ganadería y la industria del porcino. Como bien sabe, trabajamos de forma intensa para proveer a la sociedad de alimentos sanos, seguros, de calidad y económicamente accesibles para todos los ciudadanos. Así se evidenció en los momentos más duros de la pandemia derivada de la COVID-19, especialmente durante los meses en los que gran parte de la población permaneció confinada.

En aquellas largas semanas, a los agricultores y ganaderos se nos reconoció como trabajadores esenciales ya que somos quienes garantizamos la producción de alimentos. Pero, aunque los focos dejaron de alumbrarnos -afortunadamente en este caso, ya que supone que la situación ha mejorado-, nosotros seguimos ahí, en las granjas, transportes, industrias y puestos de distribución para seguir alimentando a la sociedad. Y lo hacemos bajo el modelo de producción de la Unión Europea, que es el más avanzado y garantista del mundo en aspectos como la sostenibilidad, el bienestar animal o la seguridad alimentaria, entre otros muchos.

Por ello debo reconocerle que nos crean cierta sensación de injusticia los dos recientes reportajes publicados en el medio que dirige, uno el pasado domingo 23 de enero (‘Las macrogranjas, paso a paso: un proceso industrial para criar 53 millones de cerdos al año’) y otro un día después, el lunes 24 de enero (‘El etiquetado de la carne informa sobre seguridad alimentaria, pero no sobre bienestar animal o impacto medioambiental’).

En los mismos hay aspectos técnicos de relevancia que no se recogen, como es el hecho de que el Plan de Gestión ambiental de una granja está revisado y autorizado por las administraciones; que en la gestión de purines las balsas están impermeabilizadas, cuestión que aprueba la Administración a través de la autorización ambiental integrada; o que no todo el nitrógeno que llega al suelo viene de los purines que, además, con una gestión correcta de los mismos se convierten en abono orgánico muy beneficioso para la agricultura.

Pero no son estos detalles los que nos causan cierta inquietud, sino el enfoque eminentemente negativo hacia el sector porcino español. No se abordan aspectos positivos y negativos ni opiniones favorables y críticas en la misma proporción, sino que ambas piezas ponen el foco de forma especial en puntos de mejora que no hacen ningún tipo de justicia a la realidad de nuestro sector. Sentimos que se nos ha prejuzgado de forma negativa y así se ha recogido en las informaciones sin querer contrastar la realidad.

No somos perfectos, pero sí honrados. Amamos la tierra en la que habitamos con nuestras familias, cuidamos de los animales con los que convivimos, y damos lo mejor de nosotros para que los productos que llegan al consumidor lo hagan con todas las garantías sanitarias.

Señora directora, somos un sector de referencia mundial como hay pocos en nuestro país. Pero le reconozco que tenemos grandes retos y mucho margen de mejora, al igual que otros muchos sectores económicos. Y estamos dispuestos aafrontarlos y a seguir mejorando. Nos marcamos objetivos a corto, medio y largo plazo para tener una actividad cada vez más sostenible y con mejor calidad de vida de nuestros animales.

Nuestros compromisos son firmes, y nos convierten en una de las actividades que con mayor afán aborda estas cuestiones en España.Por todo esto, le invito a usted personalmente y a las personas de su medio de comunicación que considere oportunas a conocernos y tener una conversación profunda sobre lo que el sector porcino aporta a la sociedad y al planeta; a visitar nuestras granjas o industrias; y, en definitiva, a conocer bien cómo trabajan cada día los hombres y mujeres del sector porcino español.

Le agradezco de antemano su atención y quedo a su disposición.

Un saludo afectuoso,