Saltear al contenido principal

Comunicado del sector ovino-caprino de ANAFRIC-OVICEBO

Cuando tenemos la semana santa a la vuelta de la esquina, la situación del cordero ubicado en cebaderos y aquellos que tienen que transportarse a mataderos es «muy complicada y genera mucha tensión entre la cadena de valor». La situación del constante aumento de las materias primas con las que se alimentan a los animales se ha complicado con los paros del transporte, que no permiten enviar los corderos desde las granjas a los cebaderos y desde los cebaderos a los mataderos. 

Desde una parte del sector ovino-caprino de ANAFRIC-OVICEBO señalan directamente al Gobierno como responsable de haber llegado hasta esta situación y piden a la administración una solución «inmediata. Corremos el riesgo de que puedan morir miles de corderos si esta situación se mantiene», advierten. «Hace dos años, durante la pandemia, los cebaderos y mataderos fuimos esenciales, y ahora somos fungibles. No nos tienen en cuenta y somos parte importante del engranaje que sostiene el sector ovino-caprino, y que permite que el producto llegue al consumidor, por una parte, y que se exporte, por otra», expresan desde ANAFRIC.

Daño irreparable

Desde el colectivo quieren hacer llegar a la administración y a la opinión pública que «estamos manteniendo a nuestros animales, a los que ya tenemos, y cumpliendo con el bienestar animal para nuestro ganado, pero no podemos aceptar más animales porque no tenemos materia prima, y tampoco los podemos transportar al matadero porque no hay transporte. ¿Qué hacemos?».

Desde el sector ovino-caprino quieren hacen constar que hace 90 días hubo un amago de huelga de transporte que se pudo atajar. «Pero este amago fue nefasto para el sector ovino-caprino en plena campaña navideña. Ahora ese amago se ha trasladado a estos paros y estamos sufriendo un daño irreparable. Nadie se ha puesto en contacto con los cebaderos y los mataderos. Los protagonistas en la prensa son agricultores, ganaderos y transportistas, pero ¿qué pasa con los cebaderos y mataderos».