Saltear al contenido principal

El 90% del agua que se consume en el sector ganadero es agua verde, procede de la lluvia

Expertos en rumiantes del IRTA han publicado una información inédita sobre el consumo de agua en los diferentes sistemas de producción de terneros de engorde en las granjas catalanas. El agua es un recurso básico distribuido de forma irregular por el territorio, por lo que «las medias mundiales sólo nos sirven para llamar la atención sobre un problema», afirma Maria Devant, jefa del programa Producción de rumiantes del IRTA, que considera que «para tomar decisiones concretas necesitamos saber cuánta agua hay, cuándo y dónde se consume».

Así, mientras que a nivel mundial el valor medio de agua para producir un kilo de carne de ternera es de 15.000 litros, según los cálculos de la Guía en Cataluña el consumo se sitúa alrededor de los 5.500 y 7.500 litros por cada kilo de carne.

De toda el agua que se consume, el 90% es agua verde, es decir, el agua de la lluvia que se ha necesitado para producir los cereales y subproductos de los cereales y oleaginosas de que se alimentan los terneros. El 10% restante es agua azul, que proviene de ríos, lagos y acuíferos; de esta manera, la mayoría se utiliza para producir el pienso y sólo entre el 1,5% y el 7% es agua en bebida de los animales.

 

MÁS INFORMACIÓNt