Saltear al contenido principal

El bienestar en la ganadería

La respuesta a esta pregunta es demostrable y medible. En la actualidad, todos los profesionales de la ganadería en Europa están sujetos a una legislación basada en el conocimiento derivado de la investigación sobre el bienestar animal. La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) proporciona la siguiente definición: “El bienestar animal  significa cómo un animal se enfrenta a las condiciones en las que vive. Un animal se encuentra en buen estado de bienestar si (como lo indica la evidencia científica) está sano, cómodo, bien alimentado, seguro, capaz de expresar un comportamiento innato y si no padece estados desagradables como dolor, miedo y angustia. Un buen bienestar animal requiere la prevención de enfermedades y el tratamiento veterinario, un refugio adecuado, manejo, nutrición, manejo humanitario y sacrificio / matanza humanitaria. El bienestar animal se refiere al estado del animal; el trato que recibe un animal está cubierto por otros términos como el cuidado de los animales, la cría de animales y el trato humano».

En 1965, se enunciaron por primera vez las universalmente reconocidas «Cinco Libertades» y éstas siguen siendo un fuerte punto de referencia científica todavía hoy.

 

 

 

El enfoque de las Cinco Libertades es la base del proyecto Welfare Quality de la Comisión Europea. Estas libertades describen los derechos a los que están sujetos los animales, y son responsabilidad del hombre, es decir, vivir:

  • libre de hambre, sed y desnutrición;
  • libre de temor y angustia;
  • libre de molestias físicas y térmicas;
  • libre de dolor, lesión y enfermedad;
  • libre de manifestar un comportamiento natural.

 

Un punto crítico y destacable en este nuevo enfoque es que se toma como punto de partida el punto de vista del animal, anteriormente centrado en la percepción humana del dolor visible y el sufrimiento de los animales.

 

Lo que es ‘natural’ no es necesariamente ‘bueno’ cuando hablamos de bienestar animal, y los sistemas de cría en libertad no son los mejores por definición, solo porque la palabra ‘libre’ resuena de una manera tan poderosa.

 

Los debates sobre el bienestar animal son a menudo más complejos de lo que parecen. Tomando un ejemplo concreto, la mayoría de los grupos de presión sobre el bienestar de los animales argumentan a favor de los sistemas de alojamiento en libertad. Para los granjeros, veterinarios e investigadores, éste es un enfoque con falta de perspectiva, porque el alojamiento al aire libre, a pesar de sus cualidades, también puede conducir a una mayor presión de enfermedades, una mayor mortalidad y, a veces, también estados emocionales negativos, por ejemplo, en rebaños de animales jerárquicos.

 

Independientemente del tipo de explotación, un rebaño más sano se traduce en mejores rendimientos, por lo que siempre es de interés para el ganadero garantizar la buena salud y el bienestar de sus animales.

 

Lo que es ‘natural’ no es necesariamente ‘bueno’ cuando hablamos de bienestar animal, y los sistemas de cría en libertad no son los mejores por definición, solo porque la palabra ‘libre’ resuena de una manera tan poderosa. No debemos olvidar que los comportamientos naturales de los animales incluyen instintos como la dominancia. La naturaleza jerárquica de las gallinas ponedoras es, por ejemplo, la razón directa por la que la tasa de mortalidad es dos veces más alta en los sistemas de alojamiento al aire libre en comparación con las jaulas enriquecidas. Para el animal que es libre de ser picoteado por los animales dominantes en la manada, un sistema de alojamiento en libertad no necesariamente ayudará a garantizar un buen bienestar animal.

 

 

Como apunta el científico líder mundial en bienestar animal Marian Stamp Dawkins: “¿Quieren los animales cautivos hacer todas las cosas que hacen sus contrapartes salvajes, o encuentran comida abundante sin tener que cazar? La conexión entre el bienestar ‘natural’ y ‘bueno’ se convierte en algo que debe establecerse con hechos al observar a los animales mismos, no solo haciendo suposiciones románticas sobre cómo podría ser la vida en la naturaleza «.

Independientemente del tipo de explotación, un rebaño más sano se traduce en mejores rendimientos, por lo que siempre es de interés para el ganadero garantizar la buena salud y el bienestar de sus animales. La sanidad animal es un requisito previo para que exista bienestar animal.

Esta relación entre la salud y el bienestar de los animales hace que ambos conceptos sean extremadamente importantes en la ganadería. Y en la práctica, son de igual importancia, no solo para los animales, sino también en un contexto social más amplio: la salud y el bienestar de los animales son aspectos importantes de la seguridad alimentaria y la calidad de la carne, así como las expectativas del público.

 

Asociación de Jóvenes Agricultores (ASAJA)