Saltear al contenido principal
“El Gobierno tiene  Que Hacer Una Ley Que Impida El Intrusismo Y Que Se Denomine ‘carne’ A Algo Que No Lo Es”

“El Gobierno tiene  que hacer una ley que impida el intrusismo y que se denomine ‘carne’ a algo que no lo es”

Ganaderas en Red son un colectivo de mujeres profesionales de la ganadería extensiva y el pastoreo que se apoyan mutuamente tanto en lo personal, como en lo laboral. Buscan que su voz llegue a las instituciones y que, como el resto del colectivo del sector cárnico, no se les acuse de ser culpables del cambio climático en un entorno que respetan y preservan. Desde Anafric queremos poner en valor su posición, su trabajo colectivo y su defensa del sector que, como defiende nuestra asociación, tiene que ser parte de la solución, no el problema.

 

-¿Cuántas ganaderas conforman el colectivo y cuándo empezó a funcionar?

Ahora en Ganaderas en Red somos unas 170 ganaderas y pastoras de extensivo. Empezamos en 2015 con unas 20 compañeras que se unieron al ver que no había grupos de mujeres ganaderas y ante la necesidad de un apoyo mutuo.

 

-La ganadería (la profesión), ¿tiene género?

Como todo trabajo la ganadería tiene género, pero más impuesto por la costumbre que por la realidad. Ganaderas en Red estamos demostrando que hacemos las mismas tareas que los hombres y con muchas ganas y dándole un giro nuevo a nuestros rebaños para mejorarlos y seguir siendo respetuosos con el medio natural y defendiendo el mundo rural.

“El ganado en extensivo se alimenta de los recursos a su alcance. Y al mantener estos ecosistemas de alto valor natural se produce un secuestro de carbono que es positivo”.

-¿El ganadero/a nace o se hace?

Ambas cosas, tenemos compañeras que han tomado el relevo de su familia y otras que empezaron de cero, y todas tienen cabida en Ganaderas en Red. Normalmente las “nuevas ganaderas” tienen una visión mas abierta y las que han visto la ganadería desde pequeñas tienen mas experiencia. Esto hace que tengamos mucho que compartir y cada día aprendemos cosas nuevas de todas ellas.

-Y su colectivo no sólo tiene como función que se les respete, sino que también luchan para que diferentes colectivos e instituciones respeten también la profesión. Tienen muchos frentes delante pero el más importante es que se acuse al sector ganadero de ser el culpable del cambio climático. ¿Qué argumentos ponen sobre la mesa para defender la ganadería?

Hay muchos estudios que demuestran que la ganadería extensiva no solo no influye en el cambio climático si no que revierte este proceso. Los rebaños de nuestras compañeras se crían en extensivo, en contacto directo con el medio ambiente, por tanto la carga ganadera es la óptima para aprovechar la hierba y pasto sin mermarlos ni perder biodiversidad.

El ganado en extensivo se alimenta de los recursos a su alcance (pastos, dehesas, barbechos), por lo que el impacto contaminante que supone la compra y transporte de piensos es casi nulo. Y al mantener estos ecosistemas de alto valor natural se produce un secuestro de carbono que es positivo, al contrario que en sistemas industriales de cría de ganado cuya base territorial es artificial.

“La seguridad alimentaria se garantiza con una correcta trazabilidad y con animales sanos criados en su ambiente natural”.

-¿Cómo definiría los términos ‘bienestar animal’ o ‘seguridad alimentaria’? Lo decimos porque parece que hay distintos parámetros para definir estos términos: lo que opina las administraciones, lo que opinan los colectivos contrarios a la ganadería y lo que opina Europa…

Bienestar animal es que estos puedan comportarse siguiendo su instinto natural, algo que en la ganadería industrial y macro-granjas no se consigue, pero sí en ganadería extensiva. La seguridad alimentaria se garantiza con una correcta trazabilidad y con animales sanos criados en su ambiente natural.

El ganado en extensivo al estar adaptado al medio en el que viven tienen una inmunidad mayor frente a enfermedades y se puede prescindir de medicamentos y tratamientos por sistema que terminan en la carne y en quienes la consumen.  Tenemos que ser capaces de diferenciar esto y trasladárselo al consumidor con una legislación que apoye la ganadería extensiva, tanto a nivel nacional como europeo.

“La carga ganadera es la óptima para aprovechar la hierba y pasto sin mermarlos ni perder biodiversidad”

-Ustedes han participado en la reciente cumbre por el clima de Madrid. ¿Cómo valora su experiencia?

Muy positiva, pudimos defender la ganadería extensiva ahora que tal como decíamos antes estamos tan en el punto de mira. El público asistente a nuestra charla pudo ver los beneficios ecosistémicos y nuestra aportación al medio rural respetando el medio ambiente y cómo contribuimos de forma positiva para paliar los efectos del cambio climático frente a producciones industriales que interfieren en el medio ambiente con una alta carga contaminante y que necesita de muchos recursos externos para alimentar una carga ganadera tan alta.

-Desde su punto de vista, ¿cómo revertimos desde el sector de la carne, las informaciones tendenciosas e incluso falsas que dañan al colectivo?

Es muy importante diferenciar entre ganadería extensiva e industrial. Son dos sistemas muy distintos y es normal que el público en general rechace el consumo de carne pensando que toda la que se vende es igual. Hay que acercarse al consumidor, que vean cómo viven y se crían nuestros rebaños y las ventajas de este tipo de producción.

 

El Gobierno de España acaba de echar a andar. ¿Cuál cree que será su postura ante la crisis de reputación de la carne?

Es pronto, pero esperamos que apuesten por defender y apoyar a la ganadería extensiva. Necesitamos normativas que nos protejan y que, sin aumentar una burocracia ya de por sí farragosa, permita que la ganadería extensiva dé un paso más y pueda hacerse más venta directa.

Algunas Ganaderas en Red transforman sus producciones y hacen venta directa, pero cada vez encuentran mas trabas y les es mas difícil ofrecer al consumidor un producto de tan alta calidad.

Además hay una moda de vender productos de alimentación alternativa que usa denominaciones que no se corresponde con la realidad, como usar el término “carne” para hamburguesas de carne vegetal, embutidos y sobrasada de frutos secos y vegetales… Tienen que hacer una ley que impida este intrusismo y que se denomine carne a algo que no lo es.

Ganaderas en Red ya en alguna ocasión hemos trasladado a la administración nuestras reivindicaciones, y continuaremos en esta línea para conseguir un mayor apoyo a la ganadería extensiva.