skip to Main Content

Artículo de Realidad Ganadera. Bienestar animal: La evidencia basada en la ciencia debe prevalece sobre las emociones

La Comisión Europea ha estado promoviendo el bienestar animal durante más de 40 años, mejorando constantemente las condiciones de los animales de granja. El bienestar animal es una prioridad para la seguridad alimentaria, la salud de los animales y las personas, y la producción sostenible de alimentos. La Unión Europea ha desarrollado un modelo legislativo sólido y basado en la ciencia sobre el bienestar animal a lo largo de los años, ya que es importante adaptarse a los avances en este campo. Aun así, parece que las convicciones emocionales están influyendo no solo en la opinión pública, sino también en el proceso legislativo actual.

La Comisión Europea está revisando la legislación sobre bienestar animal para alinearse con los últimos avances científicos, las prioridades políticas actuales y las expectativas de la población en el marco de la estrategia de la UE de la granja a la mesa. Muchos acogen con satisfacción la revisión como una oportunidad para actualizar las normas de bienestar animal de la UE, aumentar el papel de los recientes análisis basados en la ciencia, ampliar su alcance y facilitar su aplicación, aumentando en general el nivel de bienestar animal en la UE. Esa es claramente una gran idea, ¡pero no debemos olvidar que ya se reconoce que la UE tiene uno de los estándares más altos de bienestar animal del mundo!

 

No debemos olvidar que ya se reconoce que ¡la UE tiene uno de los estándares más altos de bienestar animal del mundo!

Además de establecer estándares mínimos para la seguridad de las gallinas ponedoras, pollos de engorde, cerdos y terneros, la revisión incluye el desarrollo de requisitos específicos de bienestar para diferentes especies animales, la prohibición del corte de colas de cerdos, la eliminación gradual del uso de jaulas y, finalmente, una revisión de las regulaciones sobre la protección de los animales durante el transporte y en el momento del sacrificio.

Una vez más, algunas buenas ideas e iniciativas que son ampliamente apoyadas por los entusiastas de los animales, pero a menudo surgen contradicciones entre el llamamiento a prácticas más «éticas» y lo que la gente realmente elige o busca al comprar alimentos. Cuando se trata de comprar, la gente sigue optando generalmente por la opción más barata renunciando a cualquier reclamo de mayor bienestar.

 

 

 

 

Esto es lo que reveló la encuesta especial del Eurobarómetro sobre «Hacer que nuestros alimentos sean aptos para el futuro». Con el objetivo de descubrir qué factores influyen en la compra de alimentos y en los hábitos alimenticios, se informó de que el bienestar animal no es la principal preocupación cuando las personas compran alimentos. El sabor (45%), la seguridad alimentaria (42%) y el coste (40%) son los principales factores que influyen en las compras de alimentos de los europeos, mientras que uno de cada tres considera la procedencia de los alimentos (34%) o su contenido de nutrientes (33%). Solo el 16 % de los encuestados europeos mencionaron que su ética y creencias eran importantes a la hora de comprar alimentos.

 

Algunas buenas ideas e iniciativas que son ampliamente apoyadas por los entusiastas de los animales, pero a menudo surgen contradicciones entre el llamamiento a prácticas más «éticas» y lo que la gente realmente elige o busca al comprar alimentos. Cuando se trata de comprar, la gente sigue optando generalmente por la opción más barata renunciando a cualquier reclamo de mayor bienestar

 

Además, la encuesta de la BEUC sobre las actitudes de los consumidores europeos sobre la transición hacia alimentos sostenibles reveló que tienden a subestimar el bienestar animal. En promedio, los consumidores tienden a asociar los «alimentos sostenibles» con «bajo impacto ambiental» (48,6%), “evitar el uso de OMG y pesticidas» (42,6%) y «cadenas de suministro locales» (34,4%). Una cuarta parte de los encuestados asocian los «alimentos sostenibles» con los alimentos «mínimamente procesados y tradicionales». Otros elementos como «saludable», «ingresos justos para los agricultores» y «altos estándares de bienestar animal» vienen principalmente a la mente solo para una quinta parte de los encuestados.

Según el Eurobarómetro, el bienestar animal no es la principal preocupación cuando las personas compran alimentos. El sabor (45%), la seguridad alimentaria (42%) y el coste (40%) son los principales factores

 

Por lo tanto, aunque otro Eurobarómetro sobre Bienestar Animal muestra que más de nueve de cada diez encuestados de la UE creen que es importante proteger el bienestar de los animales de granja (94%), ¿cómo se traduce eso cuando se trata de la compra de alimentos? La misma encuesta muestra que más de un tercio de los encuestados (35%) dicen que están dispuestos a pagar hasta un 5% más, mientras que solo una pequeña minoría (3%) está dispuesta a pagar más del 20% por los productos procedentes de sistemas de producción favorables al bienestar animal. Y todavía tenemos más de un tercio de los ciudadanos de la UE (35 %) que dicen que no están dispuestos a pagar más. Es evidente que las prioridades de compra de alimentos siguen siendo bastante dispares y la conciencia de los esfuerzos realizados en las granjas para mejorar el bienestar animal sigue siendo en gran medida desconocida o ignorada por el público en general.

Está claro que durante la revisión es importante consultar con una amplia gama de las partes interesadas, pero la evidencia basada en la ciencia debe prevalecer sobre las emociones. Y las consideraciones financieras que estos cambios pudieran implicar no deberían olvidarse ni pasarse por alto. Cuando se trata de bienestar animal, no podemos considerar solo lo que nos hace sentir bien a los humanos, sino lo que tiene sentido para los animales en los diferentes sistemas ganaderos, y lo que puede significar para los precios de los alimentos. Los animales deben ser respetados como seres sensibles, siempre. Pero por lo que son, no por lo que pensamos o nos gustaría que fueran.

Es importante consultar con una amplia gama de las partes interesadas, pero la evidencia basada en la ciencia debe prevalecer sobre las emociones. Y las consideraciones financieras que estos cambios pudieran implicar no deberían olvidarse ni pasarse por alto

 

Fuente: Artículo original de la European Livestock Voice