skip to Main Content
Olot Meats Group: Seguridad, Bienestar, Calidad Y Adaptación A Los Nuevos Mercados. El Sello Del éxito.

Olot Meats Group: Seguridad, bienestar, calidad y adaptación a los nuevos mercados. El sello del éxito.

 

Olot Meats Group tiene sus raíces en 1987, cuando Mikel Soraluze fundó la empresa madre, Càrniques de Juià. Desde entonces, la empresa ha prosperado manteniendo la misma esencia que al principio. Con una estructura simplificada, teniendo como propietario a Mikel Soraluze y como CEO a Xavi Roca, la toma de decisiones es ágil y eficaz, como se ha demostrado en los continuos cambios con la crisis del Covid-19.

Olot Meats Group es una empresa familiar y Glocal: ligada al territorio pero abierta al mundo. Formada por tres empresas: Càrniques de Juià, Càrniques Celrà y Olot Meats, las tres ubicadas muy cercanas y comunicadas estratégicamente por vía terrestre y marítima. Tiene una producción de 14.000 cerdos diarios (con capacidad de 18.000) y genera una facturación de más de 716 millones de €. Su lema, “El trabajo bien hecho”, se respira en la filosofía de todo el grupo. Controlando la producción de principio a fin. Olot Meats Group exporta el 85% de su producción a un total de 117 destinos diferentes. Todos los productos cumplen con los más altos estándares de calidad, con un estricto control de higiene, seguridad alimentaria, normativa medioambiental y trazabilidad completa.

Entrevistamos a Mikel Soraluze, propietario del grupo.

 

 

 

 

 

Precisamente, entre los principales ejes de trabajo, Cárniques de Juià está desarrollando líneas de bienestar animal, seguridad alimentaria y protección del medio ambiente.  Pero como mencionaba anteriormente, existen diversos colectivos que acaban de ver esta línea de trabajo. ¿En qué se diferencia su empresa en este sentido?

Cabe destacar que el sector de la ganadería solo es responsable del 7% de las emisiones de gases de efecto invernadero, frente al 20% de la industria o el 18 % de la generación eléctrica.

Además, esta legislación es cada vez más dinámica y creciente. Y tenemos la responsabilidad de adaptarnos a estos nuevos cambios y a la vez ser cada vez más eficientes y competitivos.

En Europa cumplimos con la legislación medioambiental más estricta del mundo. Nuestras empresas cumplen con la certificación 14.001.  Además, cada planta tiene su propia depuradora.

 

 

Nuestro matadero Olot Meats S.A., está certificado por AENOR según los requisitos europeos de Welfare Quality; y además está auditado según los estándares de Bienestar Animal de los clientes Tesco y M&S.

También venimos cumpliendo desde hace muchos años con los estándares más altos de calidad y seguridad alimentaria certificados con la BRC, BRC Mod.11, IFS, e ISO 22.000. Y contamos con un sistema de trazabilidad completo des de granjas hasta el producto acabado certificado por OCA Calitax.

 

 

La frase que acompaña a su empresa es ORGULLOSOS DEL TRABAJO BIEN HECHO. ¿Explíquenos qué metas ha alcanzado la empresa en los últimos años?

 

 

Como empresa familiar que somos, le damos mucha importancia a valores como:

  • La palabra: cumplir con lo acordado.
  • Esfuerzo: tenemos que ajustar-nos a las necesidades del cliente y dar el mejor servicio con un producto de máxima calidad.
  • Trato humano: con proveedores, clientes y trabajadores.

Con estas premisas, nos hemos consolidado como “Olot Meats Group”. En los últimos años, hemos trabajado mucho para la homologación de países para la exportación en países como China y México, lo cual nos ha permitido crecer como empresa.

 

 

Ustedes son un grupo potente, pero también hay pymes en el sector que lo están pasando mal. Desde Anafric se está llevando a cabo una campaña informativa para que el Gobierno del Estado pueda devolver el IVA adelantado de 2019 para pagar nóminas y proveedores. ¿Cree que las instituciones mirarán hacia otro lado después de sector esencial?

Esto es una batalla que concierne a todo el sector. En momentos difíciles como el presente, en los cuales muchas empresas no podrán sobrevivir por la falta de liquidez, no es coherente que el Gobierno Central retenga nuestro dinero derivado del IVA de exportación.

No pedimos ayudas a la administración, solo que se nos devuelva nuestro dinero con más agilidad, como ya viene haciendo Alemania, Bélgica o Portugal con un máximo de 1 mes y no tardar 5 o 6 meses. Tenemos que recordar que aquí estamos rompiendo el principio de neutralidad respecto a nuestra competencia europea.