Saltear al contenido principal

Europa reconoce el efecto de la ganadería extensiva, como parte de las estrategias del Pacto Verde Europeo

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) aprobó ayer por 164 votos a favor el informe Beneficios de la ganadería extensiva y de los fertilizantes orgánicos en el contexto del Pacto Verde Europeo, impulsado por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA). El informe reconoce a la ganadería extensiva por su papel clave en el suministro de alimentos «sostenibles, sanos, seguros y de excelente calidad». Una ganadería capaz de producir alimentos a partir de la utilización de los recursos naturales locales como zonas de montañas, pastos, terrenos marginales o zonas difícilmente cultivables.

El informe califica de «imprescindible» salvaguardar y proteger la ganadería extensiva, asegurando precios justos para los productores y una ayuda adecuada y suficiente en la PAC, reconociendo la importancia del pastoreo y todo el patrimonio cultural inmaterial que lleva consigo, y dando un trato diferenciado y favorable en las políticas públicas a esto modelo, en especial en la PAC, dando una mayor flexibilidad a la hora de definir las superficies de pastos admisibles.

El informe reconoce a la ganadería extensiva por su papel clave en el suministro de alimentos «sostenibles, sanos, seguros y de excelente calidad».

Las estrategias «De la Granja a la Mesa» y de Biodiversidad, así como el conjunto del Pacto Verde Europeo marcan un camino a seguir en el que la ganadería extensiva constituye para el CESE «un modelo ejemplar de producción sostenible en términos medioambientales, sociales y económico, que contribuye al mantenimiento del paisaje, la biodiversidad, el desarrollo socioeconómico del medio rural, la protección del patrimonio cultural y etnográfico europeo, así como en la prevención de incendios y en la captación de CO2 de la atmósfera».