Saltear al contenido principal

Interovic lanza un mensaje de tranquilidad: ¡Habrá cordero en Navidad y siempre de origen nacional!

Cada vez comenzamos a escuchar más cerca los sonidos de la Navidad y también rumores como que se está detectando una escasez de carne de cordero en el mercado y que esta situación es lo que ha provocado que el precio de esta carne haya aumentado o que el precio se haya disparado por la demanda de los países musulmanes. En este sentido, la Organización Interprofesional del Ovino y Caprino –INTEROVIC– ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad para informar que el sector ovino y caprino español está preparado para suministrar suficiente carne de lechal, cordero y cabrito a los consumidores esta Navidad. “El sector está lo suficientemente preparado para abastecer carne de lechal, cordero y cabrito durante las fiestas, solo que lleva su ritmo y este año lo que hemos detectado es que se están adelantando las compras de navidad”, afirma Raúl Muñiz, presidente de INTEROVIC.

Pero lo que sí que preocupa al sector es la gran cantidad de producto de importación que está entrando a nuestro país, principalmente procedente de países vecinos como Francia, Italia o Grecia. “Es fundamental trasladar a los consumidores la importancia de fijarse en el origen de la carne de lechal, cordero y cabrito en Navidad. Es verdad que la carne de importación es más asequible, pero normalmente se trata de un producto menos fresco ya que hasta que llega al punto de venta en España ha podido pasar 5 o 6 días desde el sacrifico del animal. Además, consumiendo cordero nacional estamos ayudando a nuestros productores, aquellos que mantienen vivo el medio rural”.
Una producción natural y sostenible.

 

«El sector está lo suficientemente preparado para abastecer carne de lechal, cordero y cabrito durante las fiestas, solo que lleva su ritmo y este año lo que hemos detectado es que se están adelantando las compras de navidad”, afirma Raúl Muñiz, presidente de INTEROVIC».

No obstante, no hay que olvidar que el llamado consumo consciente es una tendencia imparable y cada vez más nos encontramos ante consumidores más concienciados por una alimentación ética y sostenible. En este sentido, INTEROVIC recuerda que la carne de cordero y cabrito ha demostrado a lo largo de la historia que consumir estos productos es saludable, sabrosa y, sobre todo, sostenible.

 

«Consumiendo cordero nacional estamos ayudando a nuestros productores, aquellos que mantienen vivo el medio rural”, Raúl Muñiz, presidente de Interovic.

 

Una producción natural y sostenible

Gracias a su método de producción natural, a través del pastoreo, nos encontramos con un producto que cuenta con múltiples beneficios medio ambientales, sociales y económicos y que no podemos olvidar que:

  • Nos encontramos posiblemente ante el sector ganadero que mejor mantiene vivo y activo el medio rural.
  • Un sector que ayuda a fomentar la biodiversidad en todo el territorio gracias a la rotación de ganado que esparcen semillas por todo el territorio.
  • Ayuda a asentar la población en el medio rural. Actualmente da trabajo a más de ciento cincuenta mil familias.
  • Ayuda a prevenir los incendios gracias a la integración de los rebaños en los espacios más desfavorecidos.
  • La presencia de rebaños es determinante para la conservación de los hábitats de interés natural.
  • Los pastos sirven para almacenar carbono en el suelo de forma segura, protegiendo los ecosistemas. Las ovejas hacen un uso respetuoso de los recursos naturales y los devuelven en forma de un alimento excepcional.
  • El lechal, cordero y cabrito son productos de proximidad, España cuenta con 6 IGPs y más de 90 razas autóctonas entre ovejas y cabras, lo que garantiza que el producto nacional este adaptado a gusto de nuestros consumidores.

Y es que consumir productos de origen nacional, los consumidores están apostando por nuestros ganaderos, por nuestros pueblos, por nuestras razas autóctonas y por un producto mucho más fresco, además de garantizar el futuro de un sector que tan perjudicado se ha visto en los últimos tiempos.

 

Algunos datos del sector
El sector ovino y caprino español cuenta con un sistema de producción regulado por la legislación europea, considerada la más estricta del mundo por llevar a cabo los controles más exigentes en cuanto a bienestar y sanidad animal, protección medio ambiental y seguridad alimentaria. La producción española cuenta con un proceso que garantiza al consumidor un producto de calidad, desde la granja hasta la mesa.

Aunque la cifra total de importaciones en 2020 ha disminuido respecto a 2019, aún se sitúa en 10.044 toneladas, siendo Italia, Francia y Grecia los principales países de los que importamos ovino.
El consumo total en los hogares españoles fue de 66.215 toneladas en 2020, habiendo subido el consumo per cápita de 1,31 en 2019 a 1,40 en 2020.