Saltear al contenido principal
La Consultora Especializada En El Sector Cárnico Gira Ve Complicaciones A Largo Plazo Por La Covid-19

La consultora especializada en el sector cárnico Gira ve complicaciones a largo plazo por la covid-19

Según la consultora Gira, que ha participado en el forum Belgian Meat Office, el crecimiento en la demanda de carnes y elaborados cárnicos en los hogares durante el confinamiento no ha compensado la pérdida de la cantidad de carne que no se vendió con destino al canal de la restauración.

La predicción de Gira para Europa es que la bajada del canal foodservice que será según sus previsiones del 33% durante en 2020, se recuperará en 2021 pero seguirá un 14% inferior a la de 2019.

Por otro lado, a medida que las medidas de bloqueo europeas se han suavizado y el canal foodservice se abre una vez más, dos factores clave todavía mantienen a los consumidores en el hogar.

  • Uno es el factor económico: la pérdida de ingresos y los despidos significan que los consumidores están limitando sus gastos.
  • El otro es el “factor miedo”, por el cual los consumidores eligen evitar las multitudes y los espacios públicos por miedo a la infección.

Recuperación comienza en 2021

La producción se vio afectada este año por el cierre de plantas y la escasez de mano de obra en los sectores avícola, porcino y vacuno. Habrá “algo de recuperación” en 2021, dijo Rupert Claxton, director de la sección del mercado cárnico en la consultora Gira, con más “estacionalidad normal” en la producción. Pero para lograrlo, advirtió el analista, Europa necesita incrementar las exportaciones.

“La demanda europea será más débil, así que tenemos que buscar mejores oportunidades fuera de Europa y tenemos que aceptar que habrá precios más bajos dentro del mercado europeo. Tendremos que trabajar más duro para encontrar esas oportunidades óptimas”.

El analista expresó su preocupación de que los productos premium, que se venden principalmente en la restauración, también se verán afectados por la pandemia en los próximos meses. Estos incluyen productos ecológicos y con certificaciones de calidad, así como ternera, cordero, cortes de vacuno madurado y jamones curados.

“A medida que avanzamos en esta fase, en la que la gente se da cuenta de que no tiene certeza laboral, que no recibe dinero, que sus salarios se han reducido o que han sido despedidos, tendremos situación de incerteza. Y son los productos premium los que se ven perjudicados”.

Es de esperar una caída del mercado en todos los ámbitos. Cuando Gira analizó el comportamiento de compra tras la crisis financiera de 2008, la empresa observó que los consumidores pasaban de bistec a carne picada, de carne de res a pollo y, en el mundo en desarrollo, de pollo a huevos y de huevos a verduras.

 

Foto: Belgian Meat Office