Saltear al contenido principal

¿La estrategia de la granja a la mesa ofrece más oportunidades u obstáculos para el sistema agroalimentario europeo?

Eunews, en colaboración con Carni Sostenibili y European Livestock Voice, cuya representación en España es a través de Realidad Ganadera, ha promovido la reunión online con la temática, «Alimentos y agricultura: ¿Cuál es el futuro para Europa?». Esta inmersión en la estrategia de la granja a la mesa sirvió como un diálogo abierto entre los responsables políticos y la cadena de valor ganadera tras el lanzamiento del llamamiento en vídeo, «Las 9 paradojas de la granja». El sector ganadero europeo desea entablar un diálogo constructivo con las instituciones de la UE para garantizar una mayor participación en el proceso legislativo de la estrategia destinada a orientar las políticas agroalimentarias de la UE en las próximas décadas.

«Nuestro futuro posterior a Covid-19 no será, ni debe, ser simplemente ‘volvamos a la normalidad’. Cada actor tendrá que desempeñar su papel para lograr con éxito la transición a sistemas alimentarios sostenibles. La ganadería es un sector esencial de la agricultura de la UE y es parte de la solución, y cuento con este sector para continuar sus esfuerzos hacia una producción sostenible en línea con los objetivos del Pacto Verde «. dijo Claire Bury, Directora General Adjunta DG SANTE de la Comisión Europea, quien participó en el debate.

Luigi Scordamaglia, presidente de Assocarni y representante italiano de la Asociación Carni Sostenibili, habló precisamente sobre los riesgos y oportunidades de la estrategia Farm to Fork / De la granja a la mesa. “Una oportunidad extraordinaria” – señala Scordamaglia – “pero también un riesgo, es decir, que esta transición verde no esté guiada por un enfoque objetivo y racional, basado en números y datos, sino que está condicionada por enfoques ideológicos y esto transformaría una oportunidad en un derrota para los productores pero también para los consumidores europeos ”.

En cuanto a la sostenibilidad, el presidente Scordamaglia recordó: “A quienes piensan que uno se vuelve sostenible volviendo a usar un arado de madera, me gustaría señalar que los resultados en sostenibilidad alcanzados en Italia se derivan de ser el segundo país del mundo en el uso de la robótica y en la automatización del sector alimentario. Somos la octava economía del mundo por PIB, pero solo la tercera en cuanto a emisiones de CO2. Este es el camino hacia la sostenibilidad que queremos», concluyó Scordamaglia.

 

(La estrategia De la granja a la mesa) Es una oportunidad extraordinaria, pero también un riesgo por el hecho de que esta transición verde no esté guiada por un enfoque objetivo y racional, basado en números y datos, sino que está condicionada por enfoques ideológicos, según Luigi Scordamaglia.

 

 

 

 

“Creo que la estrategia De la granja a la mesa, propuesta por la Comisión para las cadenas agroalimentarias es de gran valor debido a la participación efectiva tanto de consumidores como de operadores. Sin embargo, debemos evaluar los impactos de esta estrategia principalmente desde una perspectiva económica y social: esto es importante para los ciudadanos y especialmente para los operadores que están comprometidos con garantizar la accesibilidad y asequibilidad de los alimentos «, declaró Herbert Dorfmann, eurodiputado del Comité AGRI, reiterando que “Un enfoque científico es fundamental para la sostenibilidad”.

 

Debemos evaluar los impactos de esta estrategia principalmente desde una perspectiva económica y social: esto es importante para los ciudadanos y especialmente para los operadores que están comprometidos con garantizar la accesibilidad y asequibilidad de los alimentos, según Herbert Dofmann

 

En posiciones distantes pero no diametralmente opuestas, la eurodiputada Jytte Guteland, del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, destacó la necesidad de un cambio de ritmo también en el sector ganadero en vista de los objetivos de sostenibilidad. Según la eurodiputada, el sector aún no lo ha conseguido. “Con respecto a la estrategia Farm to Fork hay mucha sensibilidad, pero hay que recordar que estamos atravesando un período histórico con el Green Deal que representa un paso fundamental para las generaciones futuras. La dirección de la sostenibilidad debe ser clara ”- dijo Guteland -“ aunque se ha hecho mucho, todavía queda trabajo por hacer, pero podemos lograr nuestros objetivos. Los agricultores de hoy son los verdaderos héroes de la vida cotidiana porque la comida es la fuente de la vida. Sin embargo, necesitamos un futuro sostenible para este sector, un nuevo rumbo para Europa en la distribución de incentivos que deben destinarse sobre todo a aquellos agricultores que decidan orientar prácticas hacia la sostenibilidad ”. Y concluyó,“ En resumen podemos decir que los agricultores no son parte del problema sino de la solución”.

 

Con respecto a la estrategia Farm to Fork hay mucha sensibilidad, pero hay que recordar que estamos atravesando un período histórico con el Green Deal que representa un paso fundamental para las generaciones futuras, explica Jyte Guteland

 

 

 

Finalmente, Pekka Pesonen, secretaria general del Copa – Cogeca, que habló en nombre de European Livestock Voice, la asociación que agrupa a las asociaciones europeas de la cadena de valor ganadera, recordó el compromiso en materia de sostenibilidad de la ganadería, destacando su valor económico. Hoy, de hecho, el sector representa alrededor del 40% de todo el sector agrícola europeo por un valor de 170 mil millones de euros con 4 millones de empleados. “Lo que necesitamos” – concluyó Pesonen – “es que la Unión Europea implemente políticas que permitan al sector agrícola realizar los cambios necesarios para mantener nuestro modelo europeo descentralizado de agricultura, un modelo que sostendría el patrimonio culinario mundialmente conocido, contribuir a la economía en general en las zonas rurales, apoyar la circularidad y responder a las expectativas futuras de los consumidores «.

El sector representa alrededor del 40% de todo el sector agrícola europeo por un valor de 170.000 millones de euros con 4 millones de empleados. Lo que necesitamos es que la Unión Europea implemente políticas que permitan al sector realizar los cambios necesarios para mantener nuestro modelo europeo.