Saltear al contenido principal

La producción cárnico-ganadera garantiza la sostenibilidad medioambiental, social y económica del sistema alimentario mundial

La producción cárnico-ganadera es un pilar fundamental e insustituible del conjunto global del sistema alimentario mundial, e indispensable para garantizar la sostenibilidad medioambiental, social y económica del mismo. Carecería de sentido o justificación permitir cualquier planteamiento de reducción o sustitución, total o parcial, de dicha producción cárnico-ganadera”.

Esa ha sido la principal conclusión del Diálogo independiente de INTERPORC, auspiciado por la ONU, que se ha celebrado hoy bajo el título ‘La cadena ganadero-cárnica y el cumplimiento de los ODS: retos y desafíos futuros’, cuyas conclusiones se tendrán en cuenta de cara a la próxima ‘Cumbre de los Sistemas Alimentarios’ que se celebrará en Nueva York en el mes de septiembre tras una ‘Precumbre’ en Roma en julio.

El Diálogo ha contado con la participación de más de 80 personas de distintos ámbitos relacionados con los sistemas alimentarios: entre ellos profesionales del sector ganadero-cárnico y de la producción alimentaria, representantes de consumidores y administraciones públicas, ONG, empresas, veterinarios, investigadores o comunicadores.

 

Los participantes han reivindicado que la sostenibilidad de los sistemas agroalimentarios se analice y valore desde un enfoque integral: medioambiental, social y económico. En este sentido, han explicado que “resulta incuestionable la rentabilidad medioambiental y socioeconómica de la producción cárnico-ganadera, lo cual es totalmente compatible con la consecución de los objetivos medioambientales establecidos en el pacto Verde Europeo”.

Lucha contra el hambre y la desnutrición severa

En el Diálogo se ha hablado de la trascendencia de los sistemas alimentarios como instrumentos de lucha contra el hambre y la desnutrición severa en el mundo, y por ello se ha considerado que “la necesidad de mantener sistemas alimentarios, como el cárnico-ganadero, de amplísima implantación mundial y máxima y contrastada capacidad como suministrador de alimentos”.

En cuanto al punto de vista nutricional, se ha apuntado que los alimentos de origen animal son una fuente “muy rica, única en algunos casos, en varios micronutrientes y compuestos bioactivos y su restricción puede derivar en problemas de salud sin una suplementación pautada y constante”.

 

El beneficio medioambiental, social y económico de la actividad cárnico-ganadera es vital para las zonas rurales al gestionar una amplia cantidad de territorio; vertebrar el territorio al fijar población en pequeños núcleos; y generar riqueza que permite sufragar infraestructuras básicas.

 

Un sector vital para las zonas rurales

También se ha debatido sobre el impacto económico y social de la actividad cárnico-ganadera, uno de los más importantes y potentes motores de generación de riqueza y empleo en la mayoría de los países y se ha incidido en que “el beneficio medioambiental, social y económico de la actividad cárnico-ganadera es vital para las zonas rurales al gestionar una amplia cantidad de territorio; vertebrar el territorio al fijar población en pequeños núcleos; y generar riqueza que permite sufragar infraestructuras básicas”.

Por último, han evidenciado la necesidad del sector ganadero-cárnico de intensificar la comunicación hacia la sociedad para reforzar su imagen ante la opinión pública, a la que se debe transmitir con veracidad la labor que realiza en materias como el cuidado del medio ambiente, el bienestar animal o la innovación, entre otros aspectos que preocupan a los ciudadanos.