Saltear al contenido principal

Volvemos a la comida real, según el informe anual del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

El informe anual del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) revela que durante 2020 se produjo un incremento de la comida ‘real’  y consecuentemente un aumento del consumo de carne. Luis Planas, atribuye el inesperado cambio de tendencia a que 2020 fue un “año muy atípico” en el que, debido a las restricciones derivadas de la pandemia, aumentó el consumo en casa y el tiempo disponible para cocinar.

Según el informe, tras un período de crecimiento moderado pero constante, el gasto en alimentación en los hogares españoles subió de manera espectacular en el año 2020.  Esta subida se ha debido a los cambios en el comportamiento de los consumidores ocasionados por la crisis de la Covid-19 (mayor permanencia en el hogar, trasvase de las ocasiones de consumo fuera de casa al domicilio, aumento del teletrabajo, etc.).  La cifra de gasto alcanzó 79.348,3 millones de euros, un 14,2% más que en 2019. El análisis del consumo en valor indica, según el propio ministerio, que la carne y el pescado son los productos con mayor peso relativo en el gasto en alimentación, con un 20,4% y un 12,9% del valor respectivamente.

 

 

 

 

 

Algunes conclusiones interesantes:

Se vuelve al menú completo: Al permanecer durante más tiempo en los hogares debido al confinamiento y la nueva normalidad, se dispone de más tiempo para cocinar (el 48 % de los hogares afirma que dispone de más tiempo para la cocina, ganando 4,6 puntos con respecto a 2019), lo cual impacta sobre el tipo de menú elegido. Tras años de simplificación del menú en casa, se vuelve al menú completo, donde ganan relevancia los entrantes (7,0 %), el plato principal, y el postre (6,0 % y 8,0 % respectivamente).

Desperdicio. El 76,2 % del total de alimentos tirados a la basura se corresponde con alimentos sin utilizar, desperdiciados por los hogares tal cual los compraron. Frutas, verduras/hortalizas y pan fresco son los grupos de alimentos que suponen mayor volumen de desperdicio.